• EL.CUENTOS PARA MI NIETA

    TAGORE,RABINDRANATH LA OTRA ORILLA Ref. 9788492451609 Veure altres productes de la mateixa col·lecció Veure altres productes del mateix autor
    Rabindranath Tagore escribió este libro para satisfacer la constante exigencia de historias de su nieta de nueve años. Ya mientras empezaba a crear su gran fantasía, Tagore planeó un relato que no tuviera final, y para que las historias no parasen de fluir, recurrió a la ayuda de Él, un hombre «hech...
    Ancho: 160 cm Largo: 235 cm Peso: 250 gr
    Disponible en breu
    14,00 €
  • Descripció

    • Encuadernació : Rustica
    Rabindranath Tagore escribió este libro para satisfacer la constante exigencia de historias de su nieta de nueve años. Ya mientras empezaba a crear su gran fantasía, Tagore planeó un relato que no tuviera final, y para que las historias no parasen de fluir, recurrió a la ayuda de Él, un hombre «hecho por completo de palabras», y con un gran talento a la hora de inventar cuentos. De modo que entramos en el delicioso mundo de las extraordina-rias aventuras de Él, donde encontraremos un repertorio de personajes muy curioso: Patu, el adicto a la ganja cuyo cuerpo habita Él después de perder el suyo en un estanque, un chacal muy mal aconsejado que aspira a ser humano, los científicos de la isla de Hunhau, que aspiran rapé, y los poetas de la Nueva Era del Club Hoi! Hoi! Polloi, dedicados a la causa de la cacofonía; criaturas como el Gandishandung y el Orejas de Campana; caricaturas cómicas de figuras y hechos contemporá-neos,así como héroes y deidades mitológicos, todos cobran vida mediante chispeantes juegos de palabras e ilustraciones en el estilo único del Nobel de Literatura Rabindranath Tagore. Al mismo tiempo, Él forma parte de un universo que va más allá de lo real. Como Carroll en Alicia en el país de las maravillas, o Antoine de Saint-Exupéry en El principito. «Leyendo Él, me he dado cuenta de que no es sólo para niños, sino también para los niños eternos, para aquellos que, según tú mismo has escrito, jamás dejarán de ser niños.»Banaphul en una carta a Tagore